LA VENIDA DEL SEÑOR EN 1 Y 2 TESALONICENSES 

 

La venida del Señor Jesús tiene que ver con dos partes, separados por aproximadamente siete años y ambas partes desarrolladas en cada capítulo de los dos libros a los Tesalonicenses.   Vamos a hacer una lista de los versículos, y distinguir a cual parte de la venida del Señor se refieren los versículos.   

 

La primera parte, lo que nosotros llamamos el arrebatamiento, es “la esperanza bienaventurada” de cada creyente, la esperanza que el Señor puede venir a cualquier momento, sin que fuera cumplida cualquier otra profecía.   

 

La segunda parte, es su venida al fin de la gran tribulación con sus santos para ejecutar juicio sobre los apóstatas del Cristianismo y sobre los infieles de Israel que se apoyaron en el anticristo para su salvación.  Vamos a revisar los versículos en el orden en que se encuentra y distinguir entre las dos partes.

 

 

 1.- “Cómo os convertisteis de los ídolos á Dios, para servir al Dios vivo y verdadero y esperar á su Hijo de los  

       cielos, al cual resucitó de los muertos; á Jesús, el cual nos libró de la ira que ha de venir.” 1 Tesalonicenses. 

       1:9-10.

       Creo que es muy obvio que este versículo se refiere al arrebatamiento, y además es otra prueba que es una cosa distinta para la iglesia que no ha de pasar por la ira de la gran tribulación, sino que será librada. 

 

2.- “Porque ¿cuál es nuestra esperanza, ó gozo, ó corona de que me gloríe? ¿No sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo en su venida? Que vosotros sois nuestra gloria y gozo.” 1 Tesalonicenses. 2:19-20.

        Como alguien ha dicho, la única cosa que podemos llevar al cielo son las almas de seres que han escuchado el evangelio de nuestras bocas.  Los premios por los creyentes son siempre identificados con la venida del Señor en su juicio contra este mundo, y así que este versículo refiere a la segunda parte de su venida.  ¡Que gozo será acompañar a los que conocíamos una vez como inconversos, pero a los cuales tuvimos el privilegio de predicar el evangelio de la gracia, y ahora nos están acompañando en la gloria de la segunda venida del Señor Jesús en aquel día cuando nadie jamás le va a poder menospreciar de nuevo.! 

 

3.- “Y á vosotros multiplique el Señor, y haga abundar el amor entre vosotros, y para con todos, como es también de nosotros para con vosotros; Para que sean confirmados vuestros corazones en santidad, irreprensibles delante de Dios y nuestro Padre, para la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos.” 1 Tesalonicenses. 3:12-13.

        Otra vez vemos como la responsabilidad de vivir una vida santa como creyentes se conecta con la segunda parte de la venida del Señor “con todos sus santos.”  Somos salvos por la gracia, pero como se desarrolla bien en el libro a los Romanos, no somos salvos para seguir viviendo en pecado, sino para honrar y servir al Señor que tanto nos amó y tanto pagó por redimirnos.  

 

4.- “Tampoco, hermanos, queremos que ignoréis acerca de los que duermen…Por lo cual, os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no seremos delanteros á los que durmieron. Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero…”  1 Tesalonicenses 4:13-18.

        En estos versículos el apóstol desarrolla la verdad, perdida por tantos años y otra vez traído a la luz por la gracia de Dios en el siglo 21, que el Señor ha de venir por los suyos en una forma secreta, y los muertos en Cristo resucitarán primero.  Los ojos del mundo no verán, ni escucharán el sonido de la trompeta.  Este es el arrebatamiento que nosotros tanto anhelamos, el ver a nuestro Salvador en cualquier momento. 

 

5.-   “Acerca de los tiempos y de los momentos, no tenéis, hermanos, necesidad de que yo os escriba: Porque vosotros sabéis bien, que el día del Señor vendrá así como ladrón de noche..”  1 Tesalonicenses. 5:1-2.

        ¿Se nota como en el capítulo anterior el apóstol dijo que no quería que fueran ignorantes, pero aquí dice que “vosotros sabéis bien”?  Creo que nos ayuda a entender que aunque eran ignorantes del arrebatamiento, de la gran manifestación del Señor Jesús en juicio, eso entendieron ya muy bien por las profecías del antiguo testamento.  La venida del Señor por los santos nunca se describe como “ladrón en la noche.”  Así que, indudablemente aquí se habla de su venida en juicio, totalmente diferente del arrebatamiento en capítulo 4. 

 

6.- “Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios… Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo. Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él.” 1 Tesalonicenses. 5:6-10.

        El día que nosotros esperamos es el día de la gloria y exaltación de nuestro amado y rechazado Señor Jesús.  Pero antes que venga el día de gloria, ha de venir primeramente el día de juicio, sobre el Cristiandad profesante y falsa y los incrédulos de la nación de Israel.  Esta es la gran tribulación, desarrollado en muchos detalles en el libro de Apocalipsis y también en el libro de Daniel.  Pero en nuestro versículo aquí en 1 Tesalonicenses 5, notamos que Dios no nos ha puesto para ira (y así estar en la tierra durante este tiempo tan terrible) sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo.  Acaso usted dijera que ya tenemos salvación, y es muy cierto.  Pero la salvación de que se habla aquí es la salvación de nuestros cuerpos, a través del arrebatamiento, la primera parte de la segunda venida del Señor Jesús.  La salvación del alma, claro que ya tenemos nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo. 

 

7.- “Y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros).”  2 Tesalonicenses. 1:7-10.

        Aquí nos habla de la segunda parte de la segunda venida, cuando el Señor va a ser glorificado en sus santos y admirado, pues en esta ocasión su venida no será en secreto, sino abiertamente como nos dice en Apocalipsis 1:7 “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron.” 

 

8.- “Os rogamos, hermanos, cuanto á la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestro recogimiento á él…” 2 Tesalonicenses. 2:1.

        ¿Puede haber cualquier duda que este versículo habla del arrebatamiento?  ¡Que lindo es pensar que TODOS seremos recogidos en aquel momento, ambos muertos como vivos, y no faltará ninguno! 

 

9.- “Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida.” 2 Tesalonicenses. 2:7-8.

        ¿Quién es el que detiene al presente?  Es el Espíritu de Dios que esta deteniendo la maldad del corazón humano, tan malo que se ve ahora, va a ser mucho peor después que venga el Señor por los suyos en el arrebatamiento.  El Espíritu Santo será quitado de en medio y entonces se manifestará aquel inicuo (el anticristo) pero cuando el Señor vuelva en su manifestación, será destruido el anticristo, quien por su boca dirá que es dios, en verdad será manifestado como hombre malvado.  Así estos versículos anticipan la venida del Señor como juez, la segunda parte de su segunda venida. 

 

10.- Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo.”  2 Tesalonicenses. 3:5.

        Aunque este versículo no usa las palabras especificas de la venida del Señor, nosotros entendemos que habla de la paciencia de Cristo hasta que estemos con el en la gloria.  Así nos habla del arrebatamiento, que el Señor también esta esperando y anhelando, pues su deseo es que nosotros estemos con El es más grande que el anhelo nuestro. 

 

Este estudio ha de ser de ánimo y mejor entendimiento sobre la diferencia entre el arrebatamiento de los muertos en Cristo con los santos vivos y la manifestación de Cristo en su gloria y juicio. 

F. Fournier